En una revelación sincera, el CEO de OpenAI, Sam Altman, expresó su opinión sin filtros sobre el estado actual de GPT-4 durante una entrevista con Lex Fridman. A pesar de los avances de GPT-4 y su impacto en el panorama tecnológico, los comentarios de Altman subrayan una búsqueda incansable del progreso, apuntando hacia un futuro donde podría parecer menos revolucionario a medida que avanzamos hacia la presentación de GPT-5, tanto es así que acabó literalmente diciendo que la versión 4 ‘es un asco’:

Una evaluación sincera de GPT-4

Altman describió a GPT-4 como un salto significativo sobre su predecesor, sin embargo, señaló que sus capacidades, impresionantes como son, no alcanzan los puntos de referencia visionarios que él y su equipo en OpenAI están esforzándose por lograr.

El camino exponencial de la evolución de la IA

El diálogo entre Altman y Fridman arrojó luz sobre la naturaleza del progreso tecnológico en OpenAI. Altman prevé una trayectoria de crecimiento exponencial, sugiriendo que el salto de GPT-4 a su sucesor, GPT-5, reflejará los avances significativos vistos en saltos generacionales anteriores. Este incesante movimiento hacia adelante es un testimonio del compromiso de OpenAI con empujar los límites de lo posible en la IA.

Una mirada hacia GPT-5 y más allá

La emoción de Altman por el futuro es palpable. Con GPT-5 en el horizonte, insinúa un futuro donde las limitaciones de los modelos actuales de IA son superadas por tecnologías aún más capaces y revolucionarias. Esta anticipación subraya una visión más amplia del papel de la IA en la configuración de nuestro mundo, donde cada iteración nos acerca más a realizar el pleno potencial de la inteligencia artificial.