Apple, en su constante búsqueda por la innovación, ha dado un paso adelante en el campo de la inteligencia artificial (IA) con el desarrollo de su propio «Apple GPT». Este avance no solo resalta por su tecnología, sino también por una característica distintiva: su capacidad de operar directamente en dispositivos iPhone.

Un equipo de investigadores de Apple ha presentado el informe «LLM in a flash», revelando un enfoque revolucionario. Según el estudio, el almacenamiento Flash, más abundante en dispositivos móviles que la memoria RAM, puede ser clave en la operación de los Modelos de Lenguaje de Gran Tamaño (LLMs). Utilizando técnicas innovadoras como «windowing» y «Row-Column Bundling», Apple propone una IA que no solo es más eficiente en su comprensión y generación de lenguaje, sino que también aumenta significativamente la velocidad de procesamiento en CPUs y GPUs móviles.

La proyección de un «AppleGPT» funcionando de manera autónoma en móviles, sin depender de una conexión a la nube, abre un abanico de posibilidades. Además, este avance promete mejorar hasta cuatro o cinco veces la velocidad de procesamiento de IA en la CPU del móvil, y hasta veinte o veinticinco veces en la GPU.

Pero, ¿qué significa esto para los usuarios? Apple ya trabaja en una versión más potente de Siri, integrando esta avanzada inteligencia artificial. Esto podría traducirse en respuestas a preguntas más complejas, autocompletado de frases con mayor eficiencia, traducción de idiomas en tiempo real y nuevas capacidades en fotografía y realidad aumentada.

El proyecto Apple, fundamentado en el LLM «Ajax», busca competir con modelos como GPT-4, PaLM 2 o Llama de OpenAI, Google y Meta. Con la llegada de iOS 18, Apple no solo busca integrar estas capacidades avanzadas, sino también hacerlas accesibles a sus usuarios de manera local, a través de la computación «edge».

Esta orientación hacia la privacidad es coherente con la filosofía de Apple. Al evitar la nube, se reducen significativamente los riesgos asociados a la privacidad, ya que las interacciones con el chatbot se mantendrían confinadas al dispositivo del usuario. Apple, conocida por su énfasis en la privacidad, podría fortalecer aún más este aspecto con su «Apple GPT».

Este avance no es solo una cuestión de tecnología, sino también de cómo Apple entiende y se adapta a las necesidades de privacidad y eficiencia de sus usuarios, marcando una diferencia notable en el mundo de la IA.