La Comisión Europea se está poniendo seria con los influencers. Este organismo, responsable de hacer cumplir la normativa comunitaria, ha decidido endurecer las pautas de actuación para este sector emergente y cada vez más relevante en la economía de muchos países, incluido España.

El objetivo es claro: conseguir que las labores promocionales que realizan los influencers estén reguladas y sean transparentes, estableciendo que cualquier contenido que haya sido pagado o en el que se han recibido productos o servicios gratuitos debe ser claramente identificado como tal.

Las nuevas medidas también están destinadas a proteger el bienestar de los seguidores de estos influencers, especialmente de los más jóvenes que pueden verse fácilmente influenciados por los productos y servicios que promueven. La Comisión busca que se cumplan las normas de la Unión Europea en términos de protección de consumidores y transparencia en la publicidad.

La violación de estas pautas podría acarrear serias repercusiones para los influencers, que podrían enfrentarse a sanciones y multas considerables. Además, deben ser conscientes de que también pueden ser sujetos de responsabilidad jurídica en caso de promoción de productos o servicios fraudulentos.

Esta iniciativa de la Comisión Europea se ve respaldada por un creciente descontento social con el papel de los influencers en la publicidad. Los estudios demuestran que la mayoría de los consumidores prefiere una publicidad más transparente y menos engañosa, y ven con buenos ojos esta clase de regulaciones.

Es importante señalar que este nuevo marco legal no solo afecta a los influencers, también tiene implicaciones para las marcas y empresas que hacen uso de sus servicios. Estos deben asegurarse de que los contenidos promovidos cumplen las normas y deben actuar de forma responsable al seleccionar a los influencers con los que colaboran.

Este cambio supone un desafío para el sector del marketing digital, pero también puede verse como una oportunidad para mejorar la credibilidad y la transparencia en este ámbito. Las marcas que se adapten rápidamente a esta nueva realidad y que sean transparentes con sus acciones probablemente se verán beneficiadas y ganarán la confianza de sus clientes.