El hábito de realizar pagos a través de tarjetas es cada vez más común entre los españoles. Según un estudio reciente titulado “Nuevos hábitos en métodos de pago en España”, llevado a cabo por PaynoPain, una firma tecnológica especializada en soluciones de pago en línea, se descubrió que el 90% de los españoles muestra una firme preferencia hacia el pago con tarjeta.

Este hecho ha desembocado en que las pequeñas empresas en España se estén adaptando a los pagos digitales, convirtiéndolos en un aliado para responder a las demandas de los consumidores. Y es que, atendiendo a un informe de Visa, el 77% de los pequeños comercios en España ya acepta pagos digitales. Esto ha supuesto un incremento del 11% en tan solo un año.

La tarjeta no solo es preferida por motivos de comodidad, sino que también representa seguridad para los comercios. El 66% de las empresas han experimentado una reducción del riesgo de impagos desde que aceptan este método de pago. Además, más de la mitad han presenciado cómo el crecimiento de su negocio ha ido en aumento. Casi 7 de cada 10 comercios aseguran que el pago con tarjeta incrementa el valor de las transacciones.

En conclusión, las tarjetas representan una opción cómoda y segura tanto para consumidores como para empresas. Este método de pago no solo facilita las transacciones, sino que también contribuye al crecimiento empresarial y a disminuir el riesgo de impagos. Por tanto, su adopción es una inversión que genera rendimientos positivos para las pequeñas empresas.