Bajo el eufemismo de “publicaciones sugeridas” Instagram ha empezado a mostrar contenido de cuentas que los usuarios no siguen. Aparecen al final de las publicaciones que cada usuario sigue, justo bajo el aviso “estás al día”, que marca el final de la actualización.

Esta es una medida que busca mantener en el stream vertical a los usuarios, sobre todo a los más activos. Los cuales acaban consumiendo todo el contenido de sus seguidores, debido a una frecuencia de consulta muy alta.

Al mostrársele contenido que no sigue, se extiende el rol de soporte publicitario de la red, manteniendo al usuario más tiempo y siendo impactado por publicidad en la habitual cadencia de un anuncio cada tres publicaciones.

También es relevante ya que tanto las cuentas personales como empresariales, pueden acabar teniendo mayor repercusión que la que potencialmente tienen entre sus seguidores. El algoritmo de atribución de contenido de la red a los gustos de los usuarios cobra así un mayor protagonismo.